Se acabó

Ya se acabó la semana festivalera. ¡Menos mal! Me habría gustado haber ido a ver más cosas, pero todavía no he aprendido a multiplicarme. Es una pena que los documentales coincidan con los largos y los largos con los cortos. Pero tiene su gracia estar todo el día haciendo cábalas para ver que no coincide. Es una auténtica maratón. Corriendo del Teatro Echegaray al cine Albéniz y de allí al Cervantes. Cenando donde se pille o comprando un paquete de patatas en un kiosco, así nos hemos tirado la semana. Pero al fin se terminó. Ahora a descansar.

El primer sábado por la mañana aluciné con la cantidad de chicas que había durmiendo, encima de cartones, en el suelo de los alrededores del Teatro. Y con sus pancartas llenas de fotos de Mario Casas y en las que ponía en casi todas “Mario, te queremos!”. Nos recordó a un concierto de Tokio Hotel. Hay que ver lo que hace la gente por ver a su ídolo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s