Papabubble

Marga ha traído a la oficina una cajita muy mona llena de mini caramelos. Están buenísimos y te da hasta cosa tomártelos. Parecen cristalitos de colores.
Se los trajo su hermano de Barcelona. Demuestra la importancia que tiene el packaging. No he podido resistirme y he tenido que probarlos, a pesar de las pocas ganas que tenía de un caramelo a las 10 de la mañana. El botecito es igual a una probeta y me ha gustado mucho la idea. En realidad parecen pastillas con aspecto de cristalitos de Bohemia.

Anuncios

4 pensamientos en “Papabubble

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s